16. La Seguridad de la salvación

ISBN: 9788482674872
16. La Seguridad de la salvación

Pinson, J. Mathew [Ver otros libros del autor]



¿Puede un creyente perder la salvación? ¿Cómo presentan las Escrituras la compleja interacción entre la Gracia y el Libre albedrío?

Ambos bandos defienden que son [...]
saber más
Versión impresa Envío económico

Precio Habitual: 14,99 $

Special Price 14,24 $

-
+
O BIEN
Versión digital Lectura instantánea
4,19 $
Descripción del libro



El tema de la perseverancia de los santos está entre los más controvertidos de la historia de la teología cristiana. Puede que el intenso interés que siempre ha despertado se deba a que la doctrina de la perseverancia está estrechamente vinculada con la seguridad de la salvación. Con frecuencia, los cristianos relacionan la pregunta «¿Cómo puedo estar seguro de que soy salvo?» con la que plantea «¿Me ofrece mi salvación una seguridad eterna?». La respuesta que demos a cualquiera de las dos influye en la otra. Quizá sea por esta razón: afecta a la médula misma de la experiencia cristiana, la doctrina de la perseverancia ha sido fuente de muy importantes controversias.

 

La doctrina de la perseverancia de los santos es claro indicador de nuestra posición teológica en general, ya que afecta a otras muchas enseñanzas vitales: el Libre Albedrío, la Gracia, la Predestinación, la Expiación, la Justificación, la Santificación, la Espiritualidad, etc. Por ello, nuestra aproximación al tema dice mucho respecto a nuestro posicionamiento en el espectro teológico. La manera en que un teólogo presenta la doctrina de la perseverancia de los santos nos da una idea muy clara de escuela teológica.

 

En consecuencia, conocer bien los distintos posicionamientos sobre la perseverancia según las diferentes tradiciones teológicas, es esencial, pues nos ayuda a establecer y entender mejor el concepto bíblico de la Salvación en Cristo, y con ello, a establecer nuestro propio criterio librándonos de una excesiva dependencia de las tradiciones o de recurrir a ellas de un modo indebido. Un análisis de las cuatro perspectivas teológicas tradicionales en la doctrina de la perseverancia de los santos, comparadas y contrastadas la una con la otra, ayuda a evitar muchas confusiones, y esclarecer algunas ideas un tanto turbias que, con demasiada frecuencia, caracterizan la enseñanza popular evangélica respecto a este tema.

 

Las perspectivas que se debaten en este libro representan cuatro posiciones protestantes históricas: dos calvinistas y dos arminianas. Cada una de ellas viene arraigada por circunstancias históricas y culturales determinadas y, asimismo, ha sido modelada por siglos de debates teológicos. El punto de vista calvinista clásico surge del pensamiento de Juan Calvino y de sus sucesores reformados tanto en la Europa continental como en Gran Bretaña. El enfoque calvinista moderado emerge durante los siglos XIX y XX en contextos denominacionales en los que se recoge, pero se reelabora, la herencia teológica calvinista: bautistas calvinistas y otros grupos de iglesias libres. La perspectiva arminiana reformada surge del teólogo reformado holandés Jacobus Arminius, y fue acogida por el movimiento bautista que se originó en la Inglaterra del siglo XVII. Y la posición arminiana wesleyana tiene sus raíces en las enseñanzas de John Wesley y los primeros pensadores metodistas de la Inglaterra del siglo XVIII.

 

Los colaboradores de este libro han sido particularmente seleccionados para representar estos cuatro posicionamientos o tradiciones teológicas. Cada uno de ellos expone y defiende su posición dentro de los límites de la corriente de opinión dominante entre los eruditos de su propia tradición. 

 

En el capítulo 1, Michael S. Horton ofrece una interpretación contemporánea del punto de vista del calvinismo clásico: Puesto que los creyentes no han hecho nada para entrar en un estado de Gracia, tampoco pueden hacer nada para salir de él. Si la Gracia es irresistible antes de la conversión, sigue siendo irresistible después de ella. La perseverancia final es una parte cierta y necesaria del orden de la salvación (ordo salutis) que Pablo presenta en Romanos 8:29–30. Aquellos que el Padre ha elegido y que el Hijo ha comprado por medio de su muerte y a quienes el Espíritu Santo ha atraído de un modo irresistible, han de perseverar necesariamente.

 

En el capítulo 2, Norman Geisler presenta la perspectiva calvinista moderada, que se aparta tanto del calvinismo clásico como del arminianismo en su manera de entender el concepto de certeza de la salvación. Arguye que, aunque el calvinismo extremo ofrece seguridad absoluta a los elegidos, no puede ofrecer la certeza absoluta, en el presente, de que la persona haya sido elegida. Y el arminianismo, aunque sí puede ofrecer esta certeza porque la elección la hace la persona, no puede ofrecer seguridad. El calvinismo moderado, sostiene Geisler, ofrece ambas cosas: certeza y seguridad

 

En el capítulo 3, Stephen M. Ashby, define y defiende la posición arminiana reformada. Comienza explicando lo que significa la expresión y en qué se distinguen los arminianos reformados de los calvinistas y los demás arminianos. Expone las razones bíblicas que llevaron a Arminio a concluir que el creyente, tras su conversión, puede resistir la y caer en la apostasía. Y continuación describe en qué el arminianismo reformado difiere del wesleyano y de otras formas de arminianismo con respecto a la percepción del modo en que la salvación puede perderse.

 

En el capítulo 4, J. Steven Harper nos ofrece una reflexión sobre el punto de vista arminiano wesleyano. Lo hace mediante un análisis de los escritos de John Wesley, permitiendo con ello que Wesley hable «por sí mismo». Después de desarrollar los aspectos del contexto histórico y teológico de Wesley, investiga las doctrinas preparatorias de la Depravación, la Gracia, la Expiación, y la Justificación. A continuación, ofrece una exposición del acercamiento wesleyano a la apostasía, arguyendo que los creyentes pueden perder la salvación por dos causas: (1) la apostasía por incredulidad y (2) el pecado no confesado. Harper sugiere que los creyentes tienen la libertad de rechazar a Cristo y que los pecados deliberados y voluntarios, en tanto que violaciones de la ley conocida de Dios, se convierten en mortales si no hay arrepentimiento de ellos. Aunque por la misericordia de Dios, la pérdida de la salvación puede remediarse mediante un el arrepentimiento y regreso a la fe.

 

Estas cuatro exposiciones doctrinales se complementan con extensos comentarios del moderador, J. Matthew Pinson, que aporta una breve recopilación del desarrollo histórico de cada una con el propósito de facilitar al lector las nociones teológicas básicas y situarle en el escenario adecuado.

Información adicional

Información adicional

Autor Pinson, J. Mathew
Peso 403.7040
Medidas 14.5 x 23 cm
Páginas 320
Encuadernación Rústica fresada
Idioma es