Editorial CLIE se complace en presentar la obra “Teología con rostro de niñez- Una perspectiva teológica de la infancia”. Su autor es el pastor y teólogo Harold Segura, quien es miembro de la «Fraternidad Teológica Latinoamericana» (FTL) y de la Junta Internacional del Movimiento «Juntos con la Niñez y la Juventud» (MJNJ).
La niñez raramente ha sido tenida en cuenta desde el campo de la Teología, acaso como mero caso de estudio para aplicar una sencilla escuela dominical capaz de “entretener” a los ruidosos niños. La seria Teología siempre fue cosa de adultos, o al menos es lo que muchos interpretaron.
Sin embargo, por poner dos ejemplos, el reconocido movimiento de la Unión Bíblica (Scripture Union) nació entre niños hace casi 150 años. En la misma línea, el evangelista norteamericano más renombrado del siglo XIX, Dwigth Lyman Moody, quien predicaba a multitudes de entre veinte y treinta mil personas, fue interrogado en cierta ocasión acerca de cuántas personas había ganado para Cristo en su última predicación, a lo que el evangelista contestó: “Dos personas y media aceptaron a Cristo”. Su interlocutor le refirió: “¿Quiere decir dos adultos y un niño?”, a lo que Moody respondió: “No, al contrario, dos niños y un adulto; a los adultos solo les queda la mitad de su vida”. Y era bien cierto, el adulto casi agotó la mitad de su batería, mientras que el niño tiene toda la batería cargada y toda una vida por delante. El evangelista fundó una Escuela Dominical en los barrios pobres de Chicago y pronto tuvo más de mil niños en ella, llegando a ser una obra tan reconocida que incluso sería visitada por el presidente Abraham Lincoln.

El presente libro propone que los niños y las niñas deben ser considerados “sujetos teológicos” y que la niñez debe ser tenida en cuenta por la teología cristiana, porque representa un enorme desafío social para la misión de la Iglesia. También, porque de parte de las niñas y los niños hay contribuciones insospechadas para el quehacer teológico y para la Iglesia misma.
La Teología no se centró en los asuntos y las preocupaciones diarias de los seres humanos hasta la tremenda aportación del teólogo alemán Karl Rahner (1924-1984) con su giro antropológico. A pesar de eso, la vulnerable niñez siguió siendo olvidada. El teólogo Harold Segura nos propone ocuparnos de una manera integral de toda la iglesia, incluidos “esos locos bajitos”, como bien calificó a los niños el cantautor catalán Joan Manuel Serrat. Es necesario un enfoque racional de la realidad de la niñez, recogiendo también lo que los niños tienen para dar a los adultos. La niñez esconde un misterio teológico y espiritual que hará que el corazón mismo de la Teología aumente sus latidos por aquellos a los que Jesús defendió a tal punto que lo llevó a exclamar lo que recogen los tres evangelios sinópticos: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos” (Mateo 19:14; cf. Marcos 10:14, Lucas 18:16). Si el adulto no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él (Marcos 10:15, cf. Lucas 18:17).
Segura nos deja con esta obra un singular trabajo teológico adaptado a la niñez y a la familia. Teológico pero práctico, profundo pero cercano. CLIE se siente honrada de contar entre su bibliografía con una obra como pocas. Toda la gloria sea a Dios, el Dios de los adultos y el de la niñez.
Para descargar gratuitamente el primer capítulo de esta obra, entre aquí:
Pueden adquirir esta obra en su librería cristiana habitual o escribiendo a ventas@clie.es
SOBRE EL AUTOR- Harold Segura es pastor evangélico bautista, teólogo y administrador de empresas. Miembro de la «Fraternidad Teológica Latinoamericana» (FTL) y de la Junta Internacional del Movimiento «Juntos con la Niñez y la Juventud» (MJNJ). Desde el 2013, forma parte del Consejo Coordinador del «Proyecto Centralidad de la Niñez», del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Pastoral da Crianca y World Vision. Fue rector del Seminario Teológico Bautista Internacional (1995-2000), hoy Fundación Universitaria Bautista, y actualmente es Director de Relaciones Eclesiásticas e Identidad Cristiana de «World Vision» para América Latina y El Caribe. Nacido en Cali, Colombia y residente en San José, Costa Rica, está casado con Marilú Navarro y es padre de dos hijos.

el tesoro de david