26. Hermenéutica: Entendiendo la Palabra de Dios

ISBN: 9788482675459
26. Hermenéutica: Entendiendo la Palabra de Dios

Duvall, J. Scott [Ver otros libros del autor]

Descargar previa

ISBN: 978-84-8267-545-9

Un libro fantástico y fácil de utilizar dirigido a lectores serios que deseen adentrarse en el mundo de la Biblia para entenderla mejor y vivirla fielmente en el mundo de hoy.

¿Cómo leer la Biblia? ¿Cómo interpretarla? ¿Cómo aplicarla? Este libro [...]
saber más
Versión impresa Envío económico

Precio Habitual: 24,99 $

Special Price 23,74 $

-
+
O BIEN
Versión digital Lectura instantánea
12,49 $
Descripción del libro






Los autores escogieron en inglés un título muy adecuado: "Grasping God’s Word" - "Agarrando la palabra de Dios" (Aunque en español se haya traducido por "Entendiendo la Palabra de Dios"). Las metáforas que nos ofrece el verbo inglés «grasp» son muy útiles cuando se trata de considerar con detenimiento las implicaciones de la interpretación bíblica.

En primer lugar, el verbo «grasp» puede significar «arrebatar con avidez», con lo cual denota una acción violenta. ¡Este no es el sentido que quieren dar a este término los autores de esta obra! No obstante, sí es lo que piensan muchos de los llamados lectores «posmodernos» acerca del proceso de la interpretación. En nuestra época desencantada y descreída, muchos no creen ya que los textos tengan realmente un «sentido» concreto. La interpretación es más como una lucha de poder en la que el lector impone a la fuerza su voluntad sobre el texto: esto es lo que significa para mí. En opinión de muchos lectores contemporáneos, no nos es posible situarnos más allá de nuestra propia época y condición hasta el punto de establecer un significado «objetivo». Para tales lectores de la posmodernidad, no existen interpretaciones «correctas».

En "Entendiendo la Palabra de Dios", los autores hacen hincapié en la importancia de los pequeños detalles de los textos bíblicos. Y en este sentido hacen una llamada al lector a emprender un análisis serio, y a ser honesto respecto a su trasfondo y situación. El lector han de estar dispuesto a que el texto cuestione sus valores y convicciones. Si no lo está, entenderá erróneamente la Biblia y torcerá sus palabras para que digan lo que el quiere. Este libro trata de cómo evitar esta manera forzada de «hermenéutica».











Lo especialmente valioso, en este sentido, es la atención que los autores conceden tanto a «las partes» como al «todo» de la Biblia.. ¿Por qué? Porque entienden correctamente que solo se puede entender el todo en vista de las partes, y las partes en vista del todo. De modo que, para entender el texto bíblico no hemos de basarnos únicamente en los estudios de palabras y los versículos de apoyo. Con las palabras y versículos se forman frases y párrafos que, una vez unidos, sirven a su vez para construir una serie de estructuras de mayor entidad. Por ello, en este libro, se pueden encontrar capítulos que tratan de los estudios de palabras (las partes), y también otros que explican cómo leer las distintas clases de «todos» (p. ej., diferentes tipos de literatura) que forman la Biblia. De hecho, los autores dedican acertadamente casi la mitad del libro a los desafíos prácticos que suponen la interpretación y aplicación de las distintas clases de textos bíblicos.

Pero entender la Palabra de Dios de un modo meramente intelectual, no es suficiente. Hemos de apropiárnosla de un modo práctico, utilizarla en nuestra vida. ¿Qué utilización hay que dar a las Escrituras? Una respuesta importante la encontramos en sus propias páginas: la Escritura ha de «enseñar, reprender, corregir e instruir en justicia» (2 Tim 3:16). No solo hemos de entenderla, sino también aferrarnos a ella y obedecerla. En las Escrituras encontramos las palabras de vida eterna, aquellas palabras, que una vez comprendidas por el lector le capacitan para aferrarse por la fe a Jesucristo, la Palabra viva de Dios. Por supuesto, comprender las Escrituras, o aferrarse a Jesucristo por la fe, son solo metáforas. La verdad del asunto es que cuando nos asimos del mensaje del amor de Dios a favor nuestro, este mensaje —o, más bien, Dios mismo— nos toma a nosotros. Éste es el verdadero propósito de la interpretación bíblica: conocer como somos conocidos.





Información adicional

Información adicional

AutorDuvall, J. Scott
Publicacion2008
Peso743.9040
Medidas14 x 23 cm
Páginas608
EncuadernaciónRústica fresada
Idiomaes