Parrilla Lista

4 artículo(s)

Establecer dirección descendente
  1. 19. Comentario exegético al texto griego del N. T.: Apocalipsis

    Precio Habitual: 49,99 $

    Special Price 47,49 $

    Descargar previa

    ISBN: 978-84-8267-558-9

    El libro de Apocalipsis es el más complejo del canon y ha sido motivo de variadas interpretaciones y no pocas controversias. El futuro ejerce siempre una especial fascinación y los hombres han tratado de penetrarlo por múltiples caminos. Por lo tanto no debe extrañarnos que este libro, revelación de Dios sobre los tiempos del fin, con su profusión de visiones aterradoras y símbolos deslumbrantes, haya tentado a muchos intérpretes improvisados que, fascinados con la posibilidad de desentrañar el futuro, aventuraron interpretaciones inconsistentes y muchas veces disparatadas. Otros elaboraron complejas explicaciones movidos por intencionalidades políticas y utilizaron sus páginas para santificar o satanizar ideologías y culturas. Gracias a Dios hubo y hay todavía estudiosos que producen comentarios serios y documentados como el que en esta ocasión nos ofrece Samuel Pérez Millos.

    Para intentar una interpretación del Apocalipsis hay que tener en cuenta que este libro es la cumbre de las Sagradas Escrituras en el cual Dios nos permite contemplar la consumación de la historia humana y ver, dentro de las limitaciones de nuestra comprensión, lo que será el triunfo final y definitivo del Rey de Reyes y Señor de Señores. Si queremos penetrar en la revelación que hemos recibido por medio del Apóstol Juan es necesario que hayamos recorrido exhaustivamente toda la revelación anterior, en especial los libros proféticos y la literatura apocalíptica del Antiguo Testamento, en los que se encuentran las claves que permiten comprender el sentido y significado de sus símbolos y visiones.

    Don Samuel Pérez Millos no necesita presentación, cualquiera que haya frecuentado las páginas de sus libros anteriores habrá quedado fascinado por la profundidad y claridad con que expone la verdad de Dios. Como reconocido exegeta, nos ofrece nuevamente una obra seria, documentada y profunda sobre el Apocalipsis, basada en un análisis concienzudo del texto griego y en un vasto conocimiento del Antiguo Testamento. Es una obra de madurez donde el móvil del autor no es la curiosidad morbosa del neófito por anoticiarse acerca del futuro, sino la búsqueda serena de quien quiere estar más cerca del corazón de Dios y gozarse en la esperanza de la gloria venidera.

    El comentarista aborda el análisis de las Sagradas Escrituras con gran respeto y seriedad, evitando las interpretaciones dogmáticas de la profecía, y se ciñe rigurosamente a lo que el texto dice, tratando de desentrañar su sentido pero sin añadir conclusiones conjeturales. Quien busque en estas páginas especulaciones sensacionalistas seguramente se sentirá defraudado, porque el propósito de la obra no es deslumbrar al lector con afirmaciones audaces sino producir un acercamiento respetuoso a la Revelación de Dios que mantenga lozana la expectativa ante el triunfo final del Resucitado.

    Como todo trabajo meduloso comienza analizando la canonicidad del libro, su presencia en la literatura patrística y en la iglesia posterior y las diversas formas de interpretación. Luego, utilizando el sistema futurista, se ajusta a la división natural del libro enunciada en el primer capítulo y realiza un minucioso análisis textual. Desplegando su notable erudición el autor comienza cada sección reproduciendo y analizando el texto griego con notas explicativas que serán de incalculable valor y enriquecimiento para los estudiosos. Luego el comentario sorprende por lo meticuloso y detallista, con abundantes referencias a otros pasajes de la Biblia lo que permite integrar naturalmente a Apocalipsis con resto el del canon y contemplarlo como culminación lógica de la obra de Dios en la historia.

    Samuel Pérez Millos no se deja deslumbrar por el facilismo y la frivolidad que impera hoy en la literatura cristiana y nos ofrece un comentario exhaustivo, único en nuestra lengua, que será el deleite de quienes estudian con seriedad la Palabra de Dios. Estamos seguros que este comentario, por su alto nivel académico y su claridad, se convertirá en una obra de obligada consulta para quienes quieran bucear en las honduras del último libro de la Biblia.

    Pero además es una obra que logra con sus atinadas reflexiones enriquecer la vida espiritual del lector afirmándolo en la esperanza, fortaleciéndolo en la lucha diaria y despertando ansias de eternidad.

    El tema central de Apocalipsis es el triunfo de nuestro Señor, su venida en gloria y el comienzo de una eternidad de cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia. Quienes transitamos sufridamente por este mundo degradado por el pecado y la maldad volvemos a encarnar diariamente el diálogo con que culmina la revelación de Dios: El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. (Apc. 22.20) Samuel Pérez Millos logra en cada una de las páginas de su comentario que ese anhelo ferviente de cada redimido por encontrarse con el Señor se vea fortalecido y que la esperanza eterna tenga un brillo renovado. Más información
  2. 12. Comentario exegético al texto griego del Nuevo Testamento: Colosenses

    Precio Habitual: 44,99 $

    Special Price 42,74 $

    Descargar previa

    ISBN: 978-84-8267-902-0

    Dice al respecto José Mª de Rus, pastor y profesor de homilética:

    «¿Por qué la carta a los colosenses es tan pertinente hoy? ¿Qué hay en común entre aquella sociedad y aquella iglesia y la Iglesia del siglo XXI? ¿Cómo tender ese puente entre dos mundos?

    En la iglesia de Colosas se estaba introduciendo una ideología basada en argumentaciones filosóficas (sofismas, 2:4) que presuponían explicar la persona Divino-humana de Jesús con razonamientos basados meramente en sabiduría humana y por medio de sutiles engaños, propios del movimiento gnosticista de la época, que incluida gradaciones en el conocimiento, emanaciones desde la Deidad de ciertos seres angelicales clasificados en castas... A este movimiento se opone Pablo en Colosenses, reiterando una y otra vez que la verdadera sabiduría (sofía) y el verdadero conocimiento (epignosis) se encuentran en Cristo (2:3). Como se dará? cuenta el lector de este comentario, el análisis de estos términos nos acerca a un modo de vida sabio: aquel que conoce a Cristo y que vive a Cristo (2:6). He aquí? entonces la sabiduría cristiana: vivir a Cristo. De ahí? que repetidas veces Pablo les exhorte a hacer las cosas “como el Señor”. Así?, sofía es “el ejercicio sabio de la inteligencia” y, como en otro lugar dice: “Toda la ética cristiana depende del conocimiento pleno de la voluntad divina”.

    Pero la verdadera sabiduría no es solo el argumento central de Pablo en esta carta. La suficiencia de Cristo para la salvación y la santificación se palpa en cada rincón de la epístola. Hubo -y los hay aún en nuestro tiempo- quienes abierta o veladamente quieren complementar, por no decir perfeccionar, la obra de Cristo, imponiendo criterios y condiciones humanas para salvarse y santificarse. La Iglesia ha afirmado con rotundidad meridiana y basada en las Escrituras la salvación por gracia; pero la santificación debe ser -dicen ellos- cumpliendo un catálogo caprichoso de normas que perfeccionen la vida cristiana: no comer esto, no beber lo otro, guardar esta fiesta (2:16)... ¡pesadas cargas que ni nuestros padres pudieron llevar! (Hch. 15:10). Y quienes hemos escuchado predicar a Samuel, sabemos lo enérgico que es cuando de enfrentar esta falsedad se trata. Una falsedad que agota espiritualmente a los creyentes; que pone el énfasis de la vida cristiana en el esfuerzo carnal en vez de en la obra del Espíritu, reproduciendo la vida de Cristo en nuestra vida. Es una falsedad porque niega la perfección de la obra de Cristo, quien muere, resucita, asciende y se sienta a la diestra de Dios (3:1, 2), afirmando a fin de cuentas que a esta obra perfecta le faltaba algo. ¡No extraña que Pablo use constantemente términos como plenitud, plenamente, todo, enteramente, completos...! Cristo es suficiente para la vida cristiana. Quienes le conocemos sabemos que la relectura del Nuevo Testamento para hacer esta serie de comentarios le ha valido para experimentar una vez más el sentido de la vida cristiana: Cristo, en su plenitud y suficiencia.

    En el comentario a 1:6, también se refiere al relativismo como el sistema de pensamiento que divide la verdad fragmentándola en unidades de medida que no son completas porque cada una deja de ser verdad absoluta. Nos tememos que en muchos púlpitos se está instalando un relativismo que pretende minar la verdad absoluta de la Escritura, con la consecuente falta de profundidad en la vida de los creyentes. Y esta falta de profundidad se debe, por tanto, en gran medida a la falta de conocimiento de las propias Escrituras (Is. 5.13 y Pr. 19.2) y de la maravillosa persona de Jesús, que nos ha sido hecho sabiduría de Dios (1 Co. 1:30). A mentes livianas le corresponden vidas livianas. En una conversación reciente con el autor nos lamentábamos -con razón o no- de que ya queden pocos pensadores cristianos españoles, quienes fundamentados en el conocimiento de la Escritura e impulsados por el Espíritu, impacten a los creyentes con la Palabra de Dios y los exhorten en el Nombre de Cristo a vivir vidas profunda y consecuentemente cristianas. Mentes cristianas pensantes y vidas cristianas piadosas ¡qué falta nos hacen!

    Finalmente, a diferencia de otros comentarios, en esta obra encontramos que las argumentaciones exegéticas obedecen más a un análisis gramático-histórico-literal que a ese raciocinio relativista de moda. Y es así? porque se ha educado bíblico-teológicamente con quienes sabían lo que decían en cuanto a la Escritura y de ella. Es este, pues, un comentario netamente exegético y no eisegético: la argumentación se extrae del texto bíblico y no al contrario. La fluidez del argumento de la carta se ve respetada en el comentario, de modo que no se pierda la idea exegética principal. Y este rigor académico— decíamos antes— impide que la aplicación pastoral quede relegada a un segundo plano.

    Cuando uno estudia la Escritura tiene que tomar aquella actitud de los de la ciudad de Berea: ser de mente más abierta, tener buena disposición y examinar cada día las Escrituras para ver si estas cosas son así (Hech. 17.11).

    Así que no me queda otra que recomendar con todo el corazón este comentario (y toda la serie) a aquellos que deseen profundizar en el estudio bíblico y a aquellos que quieran conocer más de la plenitud y perfección de la obra de Cristo. Hay libros que valen más de lo que cuestan. Este es uno de esos. Léelo, estudia la Escritura y disfruta de tu plenitud en Cristo. Él es suficiente para ti.

     
    Más información
  3. 14. Comentario exegético al texto griego del Nuevo Testamento: 1 y 2 de Timoteo y Tito y Filemón

    Precio Habitual: 49,99 $

    Special Price 47,49 $

    Descargar previa

    ISBN: 978-84-8267-967-9

    Dice en el prólogo Juan Fernández Garrido, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y director del programa evangélico en TV “Nacer de novo”:

    Alguien dijo que la historia la escriben los héroes, pero eso no es del todo cierto. Los que realmente transformaron la humanidad fueron personas que supieron trabajar en equipo, siempre capaces de luchar por el bien de los demás, y ayudándose unos a otros. Sin ninguna duda, todo ministerio en la obra de Dios es siempre un trabajo en equipo; cualquier otra forma de vivir la vida cristiana o de intentar servir al Señor, es no conocerle a Él ni saber que los principios del reino son radicalmente diferentes a los del mundo.

    Pablo sabía trabajar en equipo: todas sus cartas terminan con una lista de mujeres y hombres que le ayudaron en la proclamación del evangelio y el establecimiento de iglesias. Y sus epístolas pastorales a Timoteo, Tito y Filemón constituyen el mejor ejemplo de ello.

    Considero pues un honor que mi hermano, amigo y compañero, Samuel, me haya pedido prologarlas en su “Comentario Exegético al Testo Griego den Nuevo Testamento”. Desde hace más de treinta años hemos colaborado juntos en el ministerio para el Señor, y, por si fuera poco, Samuel ha sido siempre una ayuda inestimable y un apoyo en oración en el trabajo evangelístico dentro del programa de televisión y radio “Nacer de novo”, desde el primer día. ¡Durante muchos años hemos ido comprobando que, uno de los mayores regalos de Dios, es el privilegio de trabajar juntos para Él!

    Sé que su riguroso y detallado estudio de las cartas pastorales, será una bendición para todos los que lo lean.



     

    Más información
  4. 06. Comentario exegético al texto griego del Nuevo Testamento: Romanos

    Precio Habitual: 42,99 $

    Special Price 40,84 $

    Sin existencias

    Descargar previa

    ISBN: 978-84-8267-553-4

    Dice al respecto Juan Marcos Vázquez, Presidente de la "Unión Evangélica Bautista Española":

    «Desde distintos foros se nos viene advirtiendo sobre los riesgos de una teología que abandona el principio de Sola Escriptura, donde ya no hay exégesis bíblica, sino que esta se sustituye por experiencias personales subjetivas que se elevan a rango de doctrina. No es de extrañar, por tanto, que tantos y tantos creyentes sean arrastrados de un extremo al otro por sucesivas modas teológicas, dando lugar a todo tipo de expresiones que tienen más que ver con supersticiones y manifestaciones extravagantes que con la fe bíblica.

    Se hace necesario volver a poner en el centro de nuestra vida cristiana el estudio de la Palabra de Dios, para verla y aceptarla como lo que es, la Palabra del Señor. Por ello, es de agradecer el regalo que Dios hace a su iglesia dándole maestros que ayuden a los santos a alcanzar la madurez.

    La Carta a los Romanos, posiblemente, ha sido la más importante en la reflexión teológica cristiana. Fue el instrumento a través del cual personas tan importantes en el desarrollo del pensamiento cristiano como Agustín de Hipona, Lutero o Juan Wesley, y otros, tuvieran una experiencia de conversión que cambió su mundo personal, y con el cambiaron la historia. Agustín dejó escrito en su diario, tras la lectura de Romanos, “toda la oscuridad de la duda se disipó” y Lutero, años después, escribiría: «Esta carta... merece el honor de que un hombre cristiano no sólo la memorice palabra tras palabra, sino también de que él se ocupe de ella diariamente, como si fuese el pan cotidiano de su alma, pues Romanos jamás puede ser leído con demasiada frecuencia o demasiado bien». Más información

Parrilla Lista

4 artículo(s)

Establecer dirección descendente
#WebinarsClie
Diccionario imágenes y simbolos