Perlman, Myer

Perlman, Myer
Nació el 19 de diciembre en Edimburgo (Escocia), hijo de padres judíos. Sus primeros años los pasó en una escuela hebrea en la sinagoga de su ciudad junto a los rabinos que le enseñaron el Antiguo Testamento y las tradiciones judías. A los 14 años aprendió el idioma francés sin ayuda de profesor, consultando libros de la biblioteca. Durante la 1ª Guerra Mundial sirvió como intérprete a los americanos en Francia. A la edad de 17 años emigró a Nueva York (EE.UU.) junto a su familia y de allí pasaron a San Francisco. En esta ciudad se convirtió al Evangelio, después de asistir varios meses a los cultos pentecostales de la “Misión Buenas Nuevas”, a la que fue atraído por una canción. Allí experimentó también el bautismo pentecostal del Espíritu Santo.

Estudió en el Central Bible Institute (Springfield, Missouri) de las Asambleas de Dios. Recibió su graduación en 1925 y fue invitado a unirse a la facultad de profesores del mismo. Lo que hizo durante 14 años.

Se casó con Irene Graves, hija de uno de los pioneros del movimiento pentecostal: F.A. Graves (1856-1927). Tuvieron tres hijos.

Durante años editó diversas publicaciones, tradujo varios libros y fue autor de revistas para la Escuela Dominical, tanto para profesores como para alumnos de clase adulta. Durante la 2ª Guerra Mundial fundó un periódico de nombre Reveille, destinado a la evangelización de los soldados, el cual fue instrumento para llevar a muchos a Cristo.

En 1937 escribió Knowing the Doctrines of the Bible, una de las primeras obras de teología sistemática escrita desde la perspectiva pentecostal. Ningún volumen de teología sistemática ha desafiado la influencia de Pearlman en el campo misionero pentecostal. Es el manual teológico clásico, sin rival, en la obra misionera para la enseñanza y preparación de obreros pentecostales nacionales. En lenguaje sencillo y con planteamientos competentes ofrece una teología seria y respetuosa de todos los puntos doctrinales que bosqueja, buscando siempre una síntesis en puntos tan complejos como el calvinismo y el arminianismo. Tiene un buen acopio de material pero, desgraciadamente, nunca se cita la procedencia de las obras empleadas.

PAULO BRANCO

No hay ningún producto que se ajuste a su selección.