Palau, Luis

Palau, Luis
Nació el 27 de noviembre en Buenos Aires (Argentina), de padre catalán. La influencia de su madre fue decisiva en su vida cristiana. Un 12 de febrero de 1947 recibió a Jesucristo como Salvador, en un campamento juvenil. Poco a poco fue realizando actividades de evangelismo personal, reparto de folletos, revistas y programas locales radio, hasta que fue madurando en su cabeza la idea de cambiar a la nación entera para Cristo. “Hay que desafiarla, darle respuestas e inundarla con la verdad” (Cristo..., p. 92). Un creyente de la ciudad de Córdoba le ayudó a comprar una carpa para cien personas y así empezó su anhelo de predicar a multitudes.

Keith Benstson, misionero del Servicio Evangelizador para América Latina (SEPAL) le contrató para la revista La Voz, dejando así su trabajo secular en la banca. En 1960 conoció a Ray Stedman (v.), que le invitó a ir a Estados Unidos y estudiar en el Instituto Bíblico de Portland (Oregón). Allí tuvo la oportunidad de conocer al Mayor Ian Thomas (v.), que le condujo a una verdadera revolución espiritual basada en Gálatas 2:20; así como a su futura esposa Patricia, con la que ha tenido cuatro hijos.

Después de ésto comenzó su ministerio de predicación por varios naciones latinoamericanas y al inicio de una carrera ascendente como evangelista, presentando el mensaje de salvación a multitudes en teatros, auditorios y estadios. Esta pasión por presentar la Palabra de Dios le ha llevado a viajar constantemente por todo el mundo.

Ha hablado personalmente a más de diez millones de personas en 60 países, predicando en 305 campañas evangelísticas en las que se han registrado 561.576 decisiones por Cristo.

Autor de numerosos libros y comentarios bíblicos, su programa radial tiene una audiencia estimada en 22 millones de oyentes.

“Como Equipo —escribe— nuestra meta siempre ha sido la saturación de una ciudad a través del trabajo con, para y a través de la Iglesia local. Las iglesias de cada lugar son nuestros mejores aliados en una cruzada” (Cristo..., p. 158).

Su mensaje se basa en la firme convicción de la Biblia como Palabra de Dios y Cristo como Salvador de todo el mundo. “Si las iglesias de Londres están vacías —dijo en Inglaterra— es porque la gente niega la autoridad de las Escrituras. La Biblia no es un libro religioso más. Es la Palabra de Dios, inspirado por el Espíritu Santo. Es la autoridad para todo lo que hacemos y decimos como cristianos”.

No hay ningún producto que se ajuste a su selección.

#WebinarsClie
Diccionario imágenes y simbolos