Juan De La Cruz

Juan De La Cruz
Místico y poeta español, nació en Fontiveros (Ávila), de padres toledanos de noble linaje, pero venidos a menos. Huérfano de padre a los dos años, Juan de Yepes y Álvarez como se llamaba, tuvo que trabajar muy joven de aprendiz, al tiempo que iba a la escuela con los jesuitas de Medina del Campo. Aceptado a los veinte años en un convento la orden carmelitana, siguió durante cuatro años estudios de teología en la Universidad de Salamanca. Fue ordenado de presbítero en 1567. Era un tiempo en que la disciplina de la orden estaba experimentando cierto relajamiento. Apenado por ello, vino a tomar contacto con Teresa de Ávila, también carmelita y, por consejo de ella, se puso a reformar la orden. Los superiores tuvieron miedo del celo reformador de Juan y lo hicieron secuestras y encarcelar en Toledo (1576-1578), sometido a un régimen carcelario tan duro que sufrió una terrible crisis interior. Evadido en 1578 se convirtió en prior del carmelo de Granada.

Por obra de Juan, los carmelitas se dividieron en calzados y descalzos. Estos, que eran los más estrictos, se separaron bajo el liderato de Juan los varones, y de Teresa las monjas. La muerte de Juan a los 49 años de edad en Úbeda (Jaén) fue el resultado de sus muchas privaciones durante sus esfuerzos en pro de la reforma de la orden. Fue canonizado por Benedicto XIII el 27 de diciembre de 1726. Pío XI lo nombró Doctor de la Iglesia.

Sus obras completas están dispuestas por el siguiente orden: Subida al Monte Carmelo, donde "se contiene el modo de subir hasta la cumbre del monte, que es el alto estado de perfección que aquí llamamos unión del alma con Dios. Sigue Noche oscura del alma, que no es sino la segunda parte de la anterior, pero es la más conocida por sus famosas Canciones del alma, donde se declaran los efectos de las purificaciones del espíritu: la de la parte sensitiva (la noche del sentido) y la de la parte espiritual (la noche del alma); después trata de la vía iluminativa y de la vía unitiva. Viene luego el Cántico espiritual, que, en realidad, es la obra más hermosa y más perfecta de Juan, pues viene a ser un tratado completo de ascética y mística en cuatro partes, tratando en ellas respectivamente de la vía purgativa, de la vía iluminativa, de la vía unitiva y del estado beatífico; es una "Declaración de las canciones que tratan de la muy íntima y calificada unión y transformación del alma en Dios compuestas en la oración por el mismo". A esto siguen las Cautelas.

No hay ningún producto que se ajuste a su selección.