Cho, David Yonggi

Cho, David Yonggi
También conocido como Paul. Nació en Corea. Educado en el budismo, como la generalidad de la población. Agonizando por causa de la tuberculosis, intentó buscar una solución en la brujería, en el budismo, hasta el día de su conversión en 1954, cuando, según su propia confesión, fue sanado y lleno del Espíritu Santo, mediante una aparición de Jesucristo. Miembro de las Asambleas de Dios, estudió en el Instituto Bíblico de ésta denominación en Corea, del cual se graduó en 1958. “Tenía un ardiente deseo en mi corazón, edificar la iglesia más grande de Corea. Vivía en un mundo de visiones y sueños... Tuve que aprender a trabajar por medio de visiones y sueños... éstos eran el lenguaje del Espíritu... Dios nunca hace nada sin antes dar visiones y sueños” (Redemption Tidings, Inglaterra 22-mayo-1980). Así es como comenzó su ministerio en Seul, la capital coreana.

En 1964 tenía unos 2.500 miembros en su iglesia. En 1973 Billy Graham (v.) inauguró el auditorio de Cho con asientos para 10.000 personas. En 1980 tenía 100.000 miembros y 300.000 en los ochenta y se dice que su iglesia continúa creciendo a razón de 10.000 nuevos miembros cada mes. Cientos de pastores ayudan a Cho en el cuidado y enseñanza de la Iglesia.

“Los años 60 -dijo- fue la década de la sanidad divina; los 70 la década del movimiento carismático; los 80 serán la década del crecimiento de la iglesia”.

Ha sido criticado duramente por varios autores, como Peter Masters, pastor del Metropolitan Tabernacle de Londres (Inglaterra), por la autilización que hace Cho de prácticas ocultistas introducidas como ejercicios cristianos, así el énfasis de Cho en la oración específica como visualización. También sigue el programa de pensamiento positivo combinado con la confesión positiva. Sus defensores alegan que sus escritos no han de interpretarse como si se tratara de un teólogo sino de un místico. Su lema es crear y realizar la presencia de Jesucristo en la vide los creyentes. A través de la visualización y los sueños, dice, se puedes incubar los deseos que hayan de realizarse. En febrero de 2014 fue acusado de fraude fiscal y sentenciado a pagar 5 millones de dólares y tres años de cárcel.

PAULO BRANCO

No hay ningún producto que se ajuste a su selección.

#WebinarsClie
Diccionario imágenes y simbolos