Cabrera Ivars, Juan Bautista

Cabrera Ivars, Juan Bautista
Nacido en Benisa (Alicante, España) el 23 de abril de 1837. Cursó bachillerato en Valencia y en 1581 ingresó en la Orden de “Clérigos Regulares de las Escuelas Pías". Hizo profesión solemne en 1853, siendo destinado después al Colegio-seminario de Albarracín (Teruel). Allí cursó el programa de asignaturas de Ciencias, Teología, Patrística y Liturgia. Fue ordenado diácono por el obispo de Segorbe el 16 de marzo de 1861 y presbítero por al arzobispo de Valencia el 15 de marzo de 1862.

Se dedicó a investigaciones filológicas y bíblicas, llegando a dominar las lenguas griega, hebrea, inglesa e italiana. Se distinguió por su oratoria, erudición y conocimientos teológicos, al decir del Diccionario Espasa. Durante el tiempo libre se dedicó a estudiar privadamente las Escrituras, lo que le llevó a dudar de algunas prácticas de la Iglesia de Roma y a retraerse de sus servicios religiosos, por motivos de conciencia.

En 1863 abandonó la Orden y, por su seguridad personal -eran los años de la persecución contra Manuel Matamoros (1834-66) y los evangélicos en general-, pasó a Gibraltar como exiliado voluntario. Con la enseñanza de las Matemáticas y el Dibujo, gana el sustento. Frecuentaba las iglesias Metodisda y Presbiteriana de la ciudad. Allí emprendió la traducción de la monumental “exposición histórica y doctrinal de los treinta y nueve artículos de la Iglesia Anglicana” (escritos en inglés por Edward Harold Browne). Los cuatro primeros volúmenes corrieron a su cargo y aparecieron en Londres (1867, 68, 71 y 72). Con varios evangélicos más, el 25 de abril de 1868 sienta las bases de la Iglesia Española Reformada, auspiciada por la Sociedad de Evangelización de España (SEE).

En el mismo año, tras entrevistarse con Prim en Algeciras y de que éste les garantizara libertad de cultos, con aquella citadísima frase de “Ya podéis recorrer España con la Biblia bajo el brazo”, se traslada a Sevilla. Unas semanas después, el 27 de diciembre de 1868, inaugura el primer local de cultos de la Iglesia Española Reformada sevillana decimonónica. Esta fue la primera iglesia no católico-romana que se abrió en España, en la misma plaza fuerte del catolicismo. Sus trabajos en Sevilla dieron como resultado la apertura de dos iglesias más, haciendo que el promedio de la población protestante en Sevilla alcanzase la si cifra de 3.500 a 4.000 personas, para finales de 1868. “La obra ha crecido inmensamente -escribía el rev. Tugwell-, tanto que la Iglesia Reformada ha llegado a ser toda una institución en Sevilla”.

Contra él, su esposa y su trabajo levantó su voz y su pluma el sacerdote católico romano Francisco Mateos Gago y Fernández. De la polémica se encuentra amplio eco en los periódicos de la época y a ella alude Luis Montoro en su Vida y Milagros del Magnífico Caballero Don Nadie. Su estancia en Sevilla queda, además, testimoniada por la fundación del semanario El Cristianismo, del que salieron 42 números (15-1-1869 a 27-7-1871) y por la publicación de dos de sus libros: El celibato forzoso del clero y el Himnario para uso de las iglesias evangélicas españolas.

En noviembre de 1874, solicitado por la iglesia del Redentor de Madrid (que acababa de perder a su pastor, Antonio Carrasco (v.), pasa a Madrid y reanuda sus actividades periodísticas haciéndose cargo de La Luz, y sigue escribiendo nuevos libros y poesías. En 1880 convoca un Sínodo en Sevilla, y con representantes locales de Málaga y Madrid, se reorganiza la IER (Iglesia Española Reformada) y él es nombrado Obispo de la misma; a la que pronto dotará de una “Liturgia” (1881 y 1883), rescatando el rito mozárabe. En la consagración episcopal de Cabrera intervinieron tres obispos de ls Iglesia de Irlanda. Cabrera siempre buscó una Iglesia Española, que retomara la liturgia de la iglesia visigótica y las aportaciones religiosas de la Reforma del siglo XVI. Su deseo fue que la Iglesia española se autogobernara a sí misma, sin influencias extranjeras; que el poder estuviera en las bases, es decir, en las congregaciones y no en las sociedades misioneras foráneas.

Un año después de su muerte, ocurrida en Madrid el 18 de mayo de 1916, fue elegido miembro de la Hispanic Society of America. Otras de sus obras literarias son varias colecciones de himnos originales, entre los que incluyó un buen número de otros traducidos y adaptados.

GABINO FERNANDEZ

No hay ningún producto que se ajuste a su selección.