9788482674674-discipulado-que-transforma

19. Discipulado que transforma: El modelo de Jesús

Código: 978-84-8267-467-4. Categorías: , , , . Autor: Ogden, Gregory J.
Versión impresa
Envío económico

$14.99

Versión impresa

Comprar
Versión digital

Comprar
Versión digital

Comprar

ISBN: 978-84-8267-467-4

Con el deseo de que la iglesia crezca, muchos de nuestros líderes siempre están pendientes de las últimas estrategias evangelísticas. Pero si en nuestras iglesias no hay crecimiento, quizá no sea porque no nos preocupemos de las personas nuevas, sino porque no estamos discipulando a los miembros de forma eficaz.

Muchas veces nuestras iglesias no tienen un plan coherente de discipulado y los líderes creen que no tienen los suficientes recursos para animar a sus miembros a ser verdaderos seguidores de Cristo. Greg Odgen habla de la necesidad del discipulado en las iglesias locales y recupera el modelo de Jesús: invertir en un grupo pequeño de personas para que sus vidas sean transformadas y que así ellas puedan ayudar a otros a caminar hacia la madurez en Cristo. Odgen habla mucho de la transformación; no solo de la transformación de los discípulos, sino también del concepto del discipulado. Según él, el discipulado debería convertirse en un proceso que se pueda transmitir y, así, tener un impacto a través de las generaciones.

Bíblico, práctico y enormemente eficaz, este acercamiento al discipulado ya se ha usado con mucho éxito en cientos de iglesias en los EEUU., y también en Europa. Un discipulado que transforme vidas puede ayudar a tu iglesia a transformar la vida de sus miembros.

Descripción del Producto

Dice el autor:

He hecho un descubrimiento, el descubrimiento más increíble de todo mi ministerio pastoral.

Siempre había utilizado discipulados de forma individualizada. Después de todo, ¿no era ése el modelo de Pablo con Timoteo? Así que la idea del programa era hacer un discípulo, éste haría otro nuevo discípulo, y así sucesivamente.

Pero un profesor me sugirió que pensara en diferentes contextos y probara nuevos modelos. De modo que una de las opciones que elegí fue invitar a dos personas a acompañarme. Nunca hubiera imaginado la fuerza que podía tener lo que desde entonces he llamado discipulado a tres.

Ser tres en lugar de dos hacía que la conversación fuera mucho más viva. Aunque yo era el pastor, no me sentía como si fuera la única fuente de sabiduría. El discipulado se convirtió en una relación de iguales, en la que cada uno podía compartir de forma abierta lo que iba descubriendo en la Palabra, y las implicaciones que veía para cada una de nuestras situaciones.

Desde entonces he sido testigo en numerosas ocasiones del poder de los grupos de tres. Creo que proveen el entorno propicio donce se dan los elementos necesarios para la transformación y el crecimiento hacia la madurez en Cristo. ¿Qué he observado en este entorno?

  • Multiplicación: animar a los que has enseñado a que enseñen a otros.
  • Relaciones íntimas: desarrollar una confianza profunda que supone un reto y logra cambiar vidas.
  • Confrontación amistosa: decir la verdad con amor si alguien no está viviendo de forma adecuada.
  • Incorporación del mensaje bíblico: cubrir los temas de las Escrituras de forma secuencial para obtener un cuadro completo de la vida cristiana.
  • Disciplinas espirituales: practicar los hábitos que llevan a la intimidad con Dios y al servicio a los demás.

Los grupos de tres son un modelo muy adecuado para crear un espacio en el que puedan darse los tres elementos que acabamos de mencionar: las relaciones profundas y honestas, la multiplicación y la transformación.

Este libro te va a ofrecer una herramienta indispensable para el discipulado, una herramienta que sirve para ver vidas transformadas. Durante las dos últimas décadas siempre he tenido, al menos, un grupo de discipulado semanal. Esos son los momentos en los que, como pastor, me siento más realizado: cuando comparto mi vida con otras dos personas que han empezado a caminar hacia la madurez en Cristo. Y cuando estas dos personas empiezan a hacer otros discípulos, y éstos a otros, y así llega a haber varias generaciones de cristianos firmes en el Señor, me lleno de gozo y pienso que ¡es el mejor legado que puedo dejar como pastor!

Lo que me anima es que, aunque las iglesias no saben exactamente cómo enfrentarse a este gran reto del discipulado, en general ven la importancia y tienen el deseo de hacer algo. Y si ese deseo y la urgencia de hacer discípulos puede avivarse con el modelo bíblico, y puede plasmarse en una estrategia práctica, aún hay esperanza de cumplir el mandamiento que Jesús dejó a todos y cada uno de los miembros de su Iglesia: “Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones” (Mt. 28:19).

 

 

Información adicional

Peso 0.276696 kg
BISACREL023000
PESO EN GRAMOS276,696
ENCUADERNACIONRústica fresada
FECHA PUBLICACION
FORMATO14 x 23 cm
PAGINAS204