81Cl9+9xSNL

Comentarios de Martín Lutero: Tito, Filemón y Hebreos

Código: 978-84-8267-066-2. Categorías: , . Autor: Lutero, Martín

Sin stock

Versión impresa

Comprar

ISBN: 978-84-8267-066-2

Hoy en día disponemos de comentarios exegéticos y expositivos de la Biblia, versículo a versículo por docenas. Pero a principios del siglo XVI, los comentarios dirigidos al pueblo eran no sólo un alarde de erudición bíblica sino también una osadía.

Por ello los Comentarios de Martín Lutero constituyen un material de referencia excepcional y obligatorio, no sólo para comprender su actividad reformadora, sino también para entender el cambio operado en el método de exégesis y exposición bíblica a partir de la Reforma.

Hasta entonces, el método empleado por la Iglesia Romana era la interpretación alegórica, que subeditaba el texto bíblico al sistema eclesiástico o doctrinal establecido por el magisterio de la Iglesia. El principio hermenéutico de Lutero parte del presupuesto que Dios se revela en la Escritura y no en la estructura eclesial, confiriendo a la Escritura una autoridad incontestable. De mero objeto, el texto bíblico se transforma en sujeto; y la Biblia, que antes estaba sometida al sistema doctrinal, pasa ahora a socavar sus fundamentos.

Lutero dinamiza la exégesis insertándola en la historia y le asigna el papel de instrumento para criticar el sistema de doctrinas. Sus trabajos exegéticos cobran así una palpitante actualidad. Una exégesis comprendida de esta manera es una respuesta a muchas situaciones concretas que afectan a la Iglesia actual.

Descripción del Producto

Las exposiciones de Lutero sobre Hebreos fueron pronunciadas el mismo año en que Lutero clavó en la puerta de la catedral de Wittenberg sus “95 Tesis”: 1517. No las había concluido todavía cuando fue convocado a Haidelberg para asistir en abril de 1518 a un Capítulo general de la Orden de los Agustinos en Alemania, obviamente para debatir y zanjar el revuelo que Lutero y sus 95 Tesis habían levantado. Pero en lugar de ser objeto de sanciones y reprimendas, Lutero se ganó la voluntad de los teólogo agustinos más jóvenes y salió del Capítulo reforzado.

Las exposiciones a Tito y Filemón las dictó diez años más tarde, cuando la polémica y controversia con Roma se había convertido ya en rutina habitual y diaria en la existencia del Reformador. Lo que  se refleja claramente en sus exposiciones. Lotero había tomado como modelo y objetivo la imitación del apóstol Pablo en sus luchas y avatares por la defensa de la fe. Dice comentando la carta a Filemón: «Incluso en un caso tan particular como éste, en una carta personal que trata de un asunto de orden privado, el apóstol Pablo no puede evitar de introducir conceptos doctrinales acerca de Cristo y la redención».