Conoce nuestra historia

Compartir:

A mediados del siglo XIX, en la villa de Rubí, un pequeño pueblo agrícola en los alrededores de la ciudad de Barcelona (España), una próspera familia de comerciantes catalanes entró en contacto con unos misioneros ingleses y decidió aceptar la nueva fe evangélica conocida como protestante.

Al comenzar el siglo XX, el heredero de la familia, un niño llamado Samuel, educado en la Iglesia Metodista local, bajo los principios de la nueva fe adoptada por sus padres y abuelos, recibió como premio por su aplicación en las clases de Escuela Dominical una pequeña imprenta de juguete con tipos movibles de caucho.

Motivado por sus impulsos evangelizadores dentro de su espíritu infantil, empezó con su flamante “imprenta” a componer versículos de la Biblia y a imprimirlos sobre recortes de papel, que luego tiraba por la ventanilla del tren en sus viajes a Barcelona, para que así todo aquel que los encontrara tuviera noticia de la verdad del Evangelio.

El niño creció, y decidió dedicarse al ministerio cristiano. Estudió teología bajo la tutela de uno de los discípulos directos del gran predicador C. H. Spurgeon. Pero su afición a la literatura y la imprenta no disminuyó, antes, por el contrario, fue en aumento. A los 26 años, escribió su primer libro, A las fuentes del Cristianismo, en el que demostraba las diferencias entre las doctrinas de la iglesia Católica y las de las Iglesias Evangélicas.

A éste siguieron otros libros de apologética y teología natural: La religión al alcance del puebloFe y razónPruebas tangibles de la existencia de Dios. Hasta 52 títulos sobre los más diversos temas, que salieron de su pluma y vieron la luz a lo largo de su vida de escritor En 1924, Editorial SINTES de Barcelona, que hizo la primera edición de A las Fuentes del Cristianismo, decidió no seguir publicándolo, y el ya pastor Samuel Vila tomó la determinación de fundar su propia editorial, a la que puso por nombre CLIE (Comité de Literatura para las Iglesias Evangélicas).

Al finalizar la Guerra Civil española, el trabajo y el desarrollo de CLIE durante los años de la dictadura se hizo muy duro y difícil. La literatura evangélica estaba totalmente prohibida y las ediciones clandestinas que se hacían eran perseguidas y confiscadas por la policía. Pero con la ayuda de impresores amigos, CLIE continuó imprimiendo libros y distribuyéndolos clandestinamente a través de las iglesias, y almacenándolos en depósitos escondidos en casas particulares.

En 1965, viendo la necesidad y la conveniencia de disponer de talleres propios, Samuel Vila importó de Estados Unidos maquinaria de imprenta que había sido desechada como chatarra. Con ella instaló y puso en funcionamiento una imprenta clandestinaescondida en su propia casa. Hoy la imprenta clandestina se ha transformado en una de las más modernas industrias gráficas de España, que funciona bajo el nombre de Tesys Industria Gráfica, S.A. http://www.tesys.net

En 1967, tras la promulgación en España de la “Ley de Libertad Religiosa” y con objeto de legalizar todos sus ministerios cristianos, Samuel Vila constituyó la MISIÓN CRISTIANA EVANGÉLICA HOREB, una entidad religiosa no lucrativa de la que CLIE pasó a ser el departamento de publicaciones.

A partir de entonces, el ministerio de CLIE comenzó a crecer y a desarrollarse de forma sorprendente. Samuel Vila recibió el título de Doctor honoris causa y fue nombrado Académico de la Lengua Española. CLIE recibió la medalla al Mérito Exportador. Así, de “impresor clandestino” y “contrabandista de biblias”, el pastor Vila y su Editorial CLIE se transformaron en uno de los principales exportadores de libros en España y en la mayor y más prestigiosa editorial evangélica protestante en lengua española.

Actualmente, después de que el fundador partiera a la edad de 90 años para reunirse con su Señor y Salvador por quien tanto había luchado y trabajado, CLIE sigue en cabeza de las editoriales protestantes en lengua española, editando cerca de 100 títulos nuevos cada año y ostentando el sello editorial evangélico de más prestigio, conocido y apreciado por su calidad y peso intelectual dentro del mundo hispano.